¿Qué necesito para limpiar y desinfectar mi colchón?

  • Un vaso de bicarbonato de sodio (250 gramos).
  • 5 gotas de aceite esencial del árbol del té.
  • Un recipiente de plástico con tapa.
  • Un colador o un tamiz.

¿Cómo lo hago?

  • Es muy fácil. Lo primero que haremos es quitar las sábanas y llevar el colchón a un lugar donde le dé el sol y donde dispongamos de suficiente espacio para movernos y limpiarlo. Lo ideal es, sin duda, un balcón o una terraza.
 
  • ¿Por qué vamos a utilizar bicarbonato de sodio? Porque es un elemento imprescindible, económico y eficaz para ayudarnos en nuestra limpieza diaria. Nos permite eliminar la humedad, desodorizar y eliminar todo tipo de bacterias, suciedades y, sobre todo, los molestos ácaros. En cuanto al aceite esencial del árbol del té, como ya sabes, es uno de los mejores desinfectantes naturales que existen. Puedes encontrarlo fácilmente en tiendas naturales. No es caro y te servirá para multitud de aplicaciones: para elaborar desinfectantes de manos, para limpiar el baño, o la cocina… Dispone de un agradable olor y logrará, además, que tu colchón vuelva a tener ese agradable aroma a “nuevo”.
  • Lo que vamos a hacer es muy simple. Coge un recipiente de plástico e introduce en él 250 gramos de bicarbonato. Añade ahora las 5 gotas de aceite esencial y remueve bien para que las dos cosas se mezclen. Perfecto, ¡ya lo tienes casi listo!
  • ¿Siguiente paso? Ahora, mediante el tamiz o el colador ve esparciendo esta mezcla a base de bicarbonato y aceite esencial sobre tu colchón. Primero lo haremos por un lado y permitiremos que actúe durante una hora. Seguidamente, hazlo por la otra parte y deja que actúe también durante una hora. De este modo, iremos desinfectando nuestro colchón.
  • Por último, no tienes más que pasar tu aspiradora por la superficie del colchón para retirar toda la suciedad adherida al bicarbonato. Como ves, se trata de un truco realmente fácil e ideal para hacer una vez al mes. De este modo, obtendrás un descanso más profundo y saludable, lo notarás sobre todo al levantarte por la mañana. ¿Lo ponemos en práctica?