Nuestro colchón de la cama está lleno de diversos tipos de diminutos bichos como los ácaros que dañan nuestros pulmones permanentemente, y estarán alojados por mucho tiempo ahí si no se toman las medidas adecuadas para mantenerlo fuera de ser un foco de propagación donde se multiplicarán causando alergias, infecciones, asma y otras enfermedades en nuestras vías respiratorias.

Además de eliminar la humedad, la suciedad y todo tipo de bacterias, incluidos los ácaros, el bicarbonato es desodorizante, por lo que nuestro colchón recuperará ese "olor a nuevo"

Consejos a la hora de eligir una buena almohada siempre pensando en nuestra salud y comodidad.